lunes, 7 de septiembre de 2015

Post 70.3 WC

El cuerpo y el coco mandan 

Normalmente los días posteriores a una carrera el cuerpo decae; pide tregua después de tantos estímulos duros para la carrera que ha realizado, o sea ,todo el entrenamiento que el cuerpo ha aguantado, explota y pide clemencia. 
Normalmente a mi siempre o casi siempre me pasaba esto.Una situación en la que la cabeza imagino que se hacía mas fuerte que lo físico. Y el problema era el primer día de volver a la rutina, después, estaba chupado :P . 

Pero esta vez ha sido diferente.
Después de una carrera que además conlleva un viaje en avión, me tomo el lunes de descanso total, hay sueño acumulado, fatiga, cansancio,...que derivan en ganas de ``perrear´´ un poco. 

Esta vez no, llegué a Igualada el lunes a medio día, después de haber dormido 4h por la noche, ya que teníamos el vuelo temprano y había un buen desplazamiento en coche. Después de descargar la bici, maleta y demás tiempo para la siesta. 
Para mi sorpresa, al levantarme de la siesta, el cuerpo me pidió que saliese a rodar un poco con la bici, así que eso hice, salir una hora sin agobios y solamente a pedalear un poco. Esa sensación es indescriptible, pedalear con la faena hecha, sin velocidades, medias ni ninguna medición posible. Solo pedalear. 

Arrancó el martes y las sensaciones eran de mucha menos pesadez de piernas de las que pensaba, así que toqué los tres segmentos de una forma suave, pero con algún toquecillo, las piernas respondían. Como veis el aspecto mental es clave en la post recuperación, estoy seguro que si me hubiese salido una mala carrera el lunes hubiese descansado para recuperarme a nivel mental y ya el martes hubiesemos visto. 

Y esta fue la tónica hasta final de semana, donde a partir del viernes ya empezamos a trabajar duro de nuevo, con un buen bloque de calidad en el fin de semana (de viernes a domingo- 40km a pie/267km en bici y 4 nadando). 



¿Y ahora? 

Pues ahora a seguir, tras un estimulo positivo (un buen resultado) es fácil y el problema es no pasarse. Para muchos ahora es la recta final de la temporada,pero en mi caso estoy en la mitad de ella, y es que tras las lesiones me noto fresco y con ganas de afrontar futuros retos, retos que me motivan y retos que hacen que el entrenamiento sea ameno y divertido. 

La próxima parada será el 70.3 de Lanzarote, es una carrera del circuito Ironman, en una localización donde he entrenado y por lo tanto será un buen aliciente, a parte estaré de nuevo en Sands Beach que tan bien me han tratado y por lo tanto creo que era una carrera que al poder cuadrar en mi calendario no me podía perder. 

Después del 70.3 de Lanzarote habrán nuevos retos y creo que interesantes. Tiempo al tiempo. 
Saludos y buena letra.

Albert. 

si te apetece seguir mi día a día , sigueme en: @moreni00 


No hay comentarios:

Publicar un comentario